Denuncian maltrato físico en albergue 'Nueva Esperanza”

  Una grave denuncia se conoció en las últimas horas en la ciudad de Río Grande, a raíz de que el Albergue Integrador, ubicado en el Pasaje Roca al 1100, estaría siendo "controlado" por Jorge "Coky" Saldivia, un ex cabo de la Policía que fuera condenado a prisión por homicidio agravado, y quien estaría perpetrando abusos y maltratos físicos en detrimento de indigentes y personas de la tercera edad.   Para recordar quien es Saldivia, se trata del sujeto que, allá por 2001, fuese encontrado culpable del asesinato de Cristian Silva, tras una discusión que éste mantuvo en el conocido restaurante "La Nueva Piamontesa".   No obstante, esto, testimonios aportados a esta redacción dieron cuenta que Saldivia, sobre quien pesa una inhabilitación para ejercer cualquier cargo público, se encuentra actualmente de encargado en el Albergue en cuestión, donde concurren muchas personas en situación de calle, en gran medida, gente de avanzada edad.   Así las cosas, testigos afirman que Saldivia, quien estuvo varios años internado bajo tratamiento en Ushuaia y Buenos Aires por su problema de addiciones, se encuentra de manera ilegal en el inmueble -destinado a fines sociales-, donde ejerce maltrato y abusos constantes para con los residentes, además de haber echado a 9 (nueve) personas a la calle, aparentemente sin motivo alguno.   Tal sería la gravedad de la situación, que testigos afirman haberlo visto en el momento en que éste le propinaba golpes a -al menos- dos personas mayores, con total impunidad, dado que éstos no tenían como defenderse. Actualmente, dentro del Albergue habría solo 6 (seis) personas en condición de residentes, aunque una docena de camas estarían libres, lo cual hace aún más inexplicable la supuesta actitud hostil del ex uniformado y convicto.   Tras ser condenado a 16 años de prisión, Jorge Saldivia se mantuvo recluido en un puesto de detención de la Margen Sur, donde contó con una suerte de trato "vip", a diferencia a los presos comunes, con quienes no tenía contacto. El hecho más resonante data de 2010, cuando intentó asesinar al Cabo Primero penitenciario Marcos Ojeda, luego de propinarle sendas puñaladas en varias partes de su cuerpo. Esto detonó su traslado a la Unidad de Detención N°1 de Río Grande.

Comentarios