Medios nacionales dicen que la provincia podría alojar base militar estadounidense

La nota que publica “Página 12” lleva como título “El retroceso democrático en Argentina” y la firma Esteban Torres. Allí se expresa que “La democratización contemporánea, entendida como un proceso de expansión de las fuerzas de apropiación pública, se compone de tres vectores críticos: un vector tecno-político, un vector tecno-económico y un vector tecno-comunicacional. Aquí me detengo en la simple descripción de los eventos centrales que durante 2018 precipitan la regresión estructural de la democracia en la Argentina. Tales eventos se asocian con la dimensión político-represiva del vector político mencionado y con una de las variables fundamentales del vector tecno-económico para un país periférico: el grado de autonomía del Estado para definir su política macro-económica”.   Se menciona que “Respecto de la dimensión político-represiva, los dos eventos principales que se refuerzan entre sí son (1) la decisión del Poder Ejecutivo de instaurar por decreto una transformación doctrinaria y funcional de las Fuerzas Armadas (FF.AA.), y (2) el aval del mismo Gobierno para instalar bases militares norteamericanas en diferentes puntos del territorio nacional”.   “En cuanto al primero, el pilar de la transformación que promueve el Ejecutivo a partir del decreto 683/2018 es la autorización para que las FF.AA. puedan ejercer tareas de seguridad interna. Con ello, prácticamente se disuelve la barrera entre la seguridad interior y la defensa nacional, reforzando las operaciones de criminalización de protestas sociales y de persecución de líderes políticos opositores. Tal medida busca poner a las FF.AA. al servicio de un “programa de lucha contra el narcotráfico y el terrorismo”, alineándose plenamente con la agenda de política exterior de los Estados Unidos”, dice la publicación.   Señalando que “El decreto en cuestión deroga un decreto anterior (1691/2006) y busca fracturar el marco jurídico conformado por las leyes de Defensa Nacional (1998), Seguridad Interior (1992) e Inteligencia Nacional (2001). Respecto del segundo evento, el Gobierno está propiciando la instalación de bases militares de los EE.UU. en suelo argentino, contando para ello con la dirección técnica del Comando Sur de las FF.AA. norteamericanas”.   Finalmente se advierte que “Las localizaciones preseleccionadas serían tres: la Triple Frontera, Tierra del Fuego y la provincia de Neuquén. Los dos eventos mencionados se refuerzan a partir de un tercer acontecimiento: el ingreso ilegal de tropas norteamericanas este mismo año en territorio nacional para la realización de ejercicios conjuntos con las fuerzas locales”.

Comentarios