Excombatiente que recorrió la Antártida vuelve a Ushuaia

viernes, 24 de enero de 2020 10:35
viernes, 24 de enero de 2020 10:35

 

Nilo Navas, el ex combatiente de Malvinas que emprendió una increíble travesía en el velero "Galileo" por la Antártida, ha cumplido su misión. El bahiense y sobreviviente del hundimiento de Crucero Ara "Gral Belgrano" desembarcó junto a su tripulación en la Base Carlini, última escala de su expedición antártica. "Llegamos a saludar a los antárticos; estuvimos con el comandante de la base, con los militares y científicos. Compartimos un asado espectacular”, dijo Navas, en declaraciones a las que accedió este medio.

Ahora, el retorno tiene destino hacia Ushuaia, ciudad donde comenzó la travesía el pasado lunes, como informó El Litoral. "Nos embarcamos para transitar por el Estrecho de Nelson, y así luego ingresar al Pasaje de Drake (...) para luego ingresar al Canal de Beagle", dijo el veterano de guerra, que va acompañado de su tripulación integrada por el capitán Andrés Antonini, el piloto Damián Galera, el patrón navegante Matías Miguez y el contramaestre Mario Monserrat.

"Con todos los objetivos cumplidos, hemos visitado las bases antárticas argentinas (entre ellas las Base Primavera y Melchior), hicimos flamear nuestra bandera argentina y la de Malvinas, con nuestra Virgen de Luján a bordo”, precisó Navas.

Bloques de hielo

Hubo un cambio en la ruta de viaje: "Teníamos planificado entrar a Base Esperanza, pero el mar estaba cargado de bloques de hielo muy consistentes y, con esto, la navegación nocturna se hacía muy difícil. Ante la duda, decimos cambiar de rumbo y venir a Base Carlini. Al hacer esta visita, ya podemos anticipar nuestro regreso, y asegurarnos la 'ventana meteorológica' de cuatro días que necesitábamos para cruzar el Pasaje de Drake", dijo el navegante.

Los expedicionarios zarparon el domingo 19 de la Base Carlini, la última que visitaron en su periplo por aguas repletas de hielos flotantes, a bordo de una nave de apenas 11 metros de largo y propulsada mayormente a vela. En esa base, desembarcaron la imagen de la Virgen de Luján, que pertenece al Monumento a los Caídos durante la Guerra ubicado en Ushuaia, y que los ex combatientes de esa ciudad cedieron para que peregrinara por la Antártida.

Ya en viaje de regreso a Ushuaia, de donde partieron el 6 de enero, el Galileo navegaba a cinco millas náuticas por hora (unos 9 kilómetros por hora) con vientos de entre 30 y 40 kilómetros por hora, olas de 2,3 metros de altura y una temperatura de dos grados. "El último gran obstáculo del barco y sus tripulantes es el peligroso Pasaje de Drake, unos 1.200 kilómetros de mar indomable hasta superar el Cabo de Hornos y adentrarse en el Canal de Beagle”, informó la Agencia Télam este lunes.

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias