Religiosos y militantes Pro Vida buscan una banca en el Concejo Deliberante

viernes, 7 de junio de 2019 06:58
viernes, 7 de junio de 2019 06:58

La periodista, abogada y militante Pro Vida Natalia Gracianía, dio a conocer las propuestas del partido Movimiento de Control Ciudadano, fundado por el legislador Ricardo Romano, para la ciudad de Río Grande.
Por Radio Universidad 93.5, dijo que su candidatura a concejal “es un desafío muy grande en lo personal, si bien por nuestro trabajo tenemos un conocimiento un poco más acabado de la vida política y las instituciones. Me apasionan mucho las leyes y las causas justas, y por eso empecé en la militancia Pro Vida desde hace algunos años. Un grupo de distintas iglesias empezamos a participar en esta militancia, a realizar marchas, actos públicos y manifestarnos activamente. Tenemos que intentar ser una alternativa en los lugares donde se toman las decisiones”, remarcó.


Mencionó que “en la lista de la que soy parte hay personas de distintas extracciones religiosas, evangélicos, católicos, mormones, adventistas, y gente que no profesa ninguna religión pero tiene nuestros mismos valores. En esta oportunidad hay más lugares expectantes, porque el Concejo Deliberante va a ser ocupado por nueve vecinos, y va a ser todo un desafío. El Movimiento de Control Ciudadano lleva lista de legisladores provinciales, la lista está encabezada por el legislador Ricardo Romano, que fundó este partido en 2010, bajo ciertas premisas, como la defensa de la vida desde la concepción y la defensa de la soberanía sobre Malvinas. Lo sigue en la lista Mariela Casavene, que es pastora del Centro Cristiano de margen sur, donde tiene su iglesia con su marido. Ellos se sumaron a este desafío a solicitud del Consejo Pastoral de Río Grande, que es el consejo de pastores

evangélicos. En tercer lugar va Sergio Fresia, que conoce la margen sur como la palma de su mano”, dijo del dirigente barrial.
“También llevamos candidatos al Concejo Deliberante de Ushuaia y en el caso de Río Grande no estamos apoyando a ningún candidato a intendente en particular. En el caso de la provincia, somos sumatoria de votos para Rosana Bertone y en Ushuaia para el intendente Walter Vuoto, que buscan la reelección. La lista de concejales de Río Grande la encabeza el pastor Jorge Cayo, pastor de una iglesia de Chacra IV y un militante Pro Vida muy conocido en la ciudad. Yo estoy en segundo lugar, soy periodista y además abogada, y estoy muy honrada en representar al sector Pro Vida en esta instancia. En tercer lugar está Bernardo Salas Mora, que representa a la iglesia de los Santos de los Últimos Días, es mormón y junto con su familia llevan adelante una iglesia en margen sur. Tenemos referentes de otras iglesias, como Lucas Gómez, que es cuarto candidato a concejal y lleva adelante la fundación Belén, también de la margen sur. Todos tenemos una participación activa en todo lo que tiene que ver con levantar los valores de la vida, de la familia, que lamentablemente hoy están poco de moda, pero son los principios que hicieron grande a la Argentina”, sostuvo.

Religiosos en política
Aseguró que “este no es un movimiento aislado en Tierra del Fuego, sino que se está dando en todo el país y por lo menos hay mil candidatos cristianos que participan por primera vez, de distintas iglesias del país, también con la militancia Pro Vida. Estamos muy preocupados por distintos temas que se están tratando en la Argentina en distintos ámbitos. Queremos ocupar lugares donde se pueda escuchar nuestra voz y tengamos acceso a las decisiones”, dijo.


La premisa es llevar la bandera en contra de la legalización del aborto. Gracianía recordó “la última movilización multitudinaria en la Argentina, que también se dio en Río Grande, que paró lo que sucedía con la ley que intentaba aprobarse en el Senado y disponía el aborto libre en Argentina. La movilización masiva de las personas que no están de acuerdo con que el aborto sea considerado como un derecho de la mujer, en detrimento de la vida del niño por nacer, tuvo tal fuerza que frenó lo que sucedía en el Senado. Queremos esa fuerza representada en distintos lugares donde se toman las decisiones y es tiempo de que esto empiece a verse reflejado”, sentenció.


Destacó que “hay otras listas que llevan referentes Pro Vida de distintos sectores, como Nueva Generación, la Coalición Cívica-ARI. Somos muchos los hemos entendido que tenemos que incursionar en política para alcanzar lugares de decisión”.
Si bien se estima que hay entre 14 y 16 mil personas relacionadas con las iglesias en la provincia, la candidata confió en una base de sustentación todavía más amplia para su propuesta. “Nosotros no especulamos con esos números, porque hay personas que no concurren a ninguna iglesia y están tan preocupados como nosotros por algunas cuestiones que están muy lejos de reflejar la opinión de la mayoría. Creo que hay un caudal de personas que se pueden sumar, porque quieren volver a estos valores y que se respeten las leyes vigentes. Todas las leyes, pasando por la Constitución, protegen la vida desde la concepción, y hay mucha gente que quiere que haya seguridad jurídica en la Argentina”, afirmó.


Además de la militancia contra la legalización del aborto, desde el Concejo prevé “ser el contralor de cómo se utilizan los fondos en el Municipio de Río Grande. Tiene que haber un control real y efectivo, porque es dinero público y debe invertirse de la mejor manera posible. Sabemos que no podemos crear fuentes de trabajo desde el Concejo y la Municipalidad no puede ofrecer trabajo a nadie más, pero podemos fomentar políticas con los actuales recursos que tiene la Municipalidad. Queremos un registro de oficios y servicios desde la oficina de empleo, que hoy se están ofreciendo de manera informal, para que la gente pueda contratar empleo local. Apuntamos a un sistema de calificaciones, del que contrata al que es contratado, porque va a generar un interés del que ofrece el servicio en prestar mejor su trabajo. También planteamos una serie de puntajes al que contrata, y que se pueda traducir en algún beneficio al momento de pagar impuestos”, dijo.


“Esto no cuesta prácticamente nada y la oficina de empleo puede desarrollarlo, ayudando a las personas que hoy ofrecen de manera aislada sus servicios. También queremos una reconversión del vivero municipal, para convertirlo en un polo de producción hidropónico de frutas y verduras. Nos encantan los plantines, pero también podemos darle esta posibilidad al vivero. La inversión no sería tan onerosa y sería una buena posibilidad para ofrecer frutas y verduras de calidad durante todo el año”, indicó.
“Además queremos fomentar el trabajo de los productores locales, los productores avícolas, porcinos, porque se los puede ayudar con políticas que fomenten la posibilidad de que puedan vender y que sean tomados como proveedores de la municipalidad”, agregó. Respecto de los que reciben ayudas sociales del municipio, se apunta a que “se puedan capacitar para tener en su casa su propia huerta y tener sus propios emprendimientos. Es importante que aprendan a hacer algo con esto que se les da, y darles herramientas para salir del asistencialismo”, dijo.

Apoyo a Rodríguez Lastra
Finalmente la candidata realizó una invitación para la concentración de ese sábado a las 12, en la puerta del hospital, junto “a los médicos que defienden la vida en Río Grande”, dijo.


“Queremos acompañar al Dr. Leandro Rodríguez Lastra, el médico de Cipolletti condenado por haber salvado la vida de una mamá y su bebé. Por las decisiones que tomó fue condenado y creemos que es inocente, porque salvar vidas no es delito. Estas convocatorias se están haciendo en distintos lugares de la Argentina y en este caso se van a sumar los médicos con distintos sectores Pro Vida. Queremos hacer escuchar la voz, porque hay persecuciones a los médicos que no quieren hacer abortos y quieren volver a tratar el proyecto de aborto libre en el Congreso de la Nación. Esto lleva a perseguir a los médicos y se los va a condenar por no hacer abortos. No se les va a permitir la objeción de conciencia y es un proyecto muy negativo para la Argentina”, concluyó.


Cabe recordar que el Dr. Rodríguez Lastra fue condenado el 21 de mayo por “incumplimiento de sus deberes de funcionario público”, al negarle el derecho al aborto no punible, previsto en la legislación de Río Negro, para víctimas de violación.
La joven se había presentado en enero de 2017 en el hospital de Fernández Oro, planteando un presunto embarazo, pero los análisis de sangre se los practicaron recién sobre fines de marzo. El 2 de abril fue derivada a la guardia del hospital de Cipolletti donde la atendió Rodríguez Lastra, jefe del servicio de ginecología, contrarrestó los efectos de una droga abortiva que había tomado, internó a la joven y la forzó a seguir adelante con su embarazo.
Recientemente el médico relató los detalles del encuentro que tuvo con la madre adoptante del bebé nacido en 2017, en violación del secreto y la privacidad de la familia que se hizo cargo, y los fiscales Santiago Márquez Gauna y Anabela Camporesi pidieron que se ponga un límite a sus continuas apariciones mediáticas, en perjuicio del menor y la madre víctima de violación.



 

 

41%
Satisfacción
0%
Esperanza
16%
Bronca
0%
Tristeza
8%
Incertidumbre
33%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias