Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido

Click aquí para activar las notificaciones y recibir las noticias directamente en su escritorio.

Río Grande

Motero de Buenos Aires estuvo nueve meses varado en Río Grande por el COVID-19

Federico Descalzo es un joven de 31 años oriundo de Buenos Aires. El año pasado comenzó la travesía de emprender viaje en moto hasta la ciudad de Ushuaia para luego partir a Alaska. Sin embargo a causa de la pandemia el joven se vio afectado y estuvo varado 9 meses en un hostel en Río Grande. Actualmente Federico prepara todo para que en unos días retome viaje a su ciudad natal.
El joven dialogó con Minuto Fueguino y relato “Llegue a TDF el martes 16 de marzo, venía viajando y en el Chalten estábamos haciendo un poco trekking con unos amigos, tuve que tomar la decisión de parar, pero a Buenos Aires no quería volver, quería continuar con el trayecto de Ushuaia- Alaska. Me fuí a gendarmería y pregunte si estaba abierto el paso a la provincia de Tierra Del Fuego y me dijeron que si pero que no me recomendaba venir porque iba a quedar varado, decidí venir igual, porque el miércoles cerraban las fronteras chilenas”
“Llegue a Río Grande y estaba todo cerrado, habíamos estado demorados cuatro horas en la aduana de Chile. En estos nueve meses me pasaron muchas cosas, la gente del hostel me abrió las puertas, pasé un invierno diferente y super lindo. En julio empecé a trabajar en Aires del Sur, ahora estoy preparándome para el 20 de enero irme de la isla” continuó relatando.
Refirió que “Toda mi familia esta en Buenos Aires, volveré por la ruta 40 y veremos que nos depara esta pandemia, con las nuevas trabas donde hay que sacar seguros y permisos pero voy a ir viendo y sin apuro”
“Se me ocurrió pensar que se puede trabajar un poco menos y disfrutar un poco más. Deje de vivir para trabajar y ahora trabajo para vivir. Antes de empezar con esto trabajaba en un banco privado, di una vuelta de rosca para vivir haciendo lo que me gusta, que es andar en moto” señaló.
“En san Martín de los Andes conocí a un artesano que trabaja con metal y piedras preciosas y me enseñó un montón de cosas, a realizar pulseras cadenitas y me gustó. Me armé un parche y lo tengo como reserva cuando necesito plata salgo a vender” puntualizó.
El papá del joven comentó “Fue difícil, porque una cosa es lo que uno piensa y lo que la cabeza me decía es que estaba bien lo que iba hacer. El me dijo que trabaja 350 días al año para ser feliz 15 días y que el quería ser feliz los 365 días del año. Cuando se fue, fue muy duro, yo lo quería tener cerca”
“Cada uno tiene que tomar el destino que siente que lo hace feliz, y a él lo hace feliz esto y yo lo comparto totalmente porque es la felicidad de él y esa es la mía” concluyó.

Compartinos tu opinión

Te puede interesar

Últimas noticias

Fotos

Queremos invitarte a conocer Tierra del Fuego a través de sus maravillosos paisajes.

Chacra II

ver todas las fotos

Videogalería Ver más

Momentos TDF

Teclas de acceso