Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido

Click aquí para activar las notificaciones y recibir las noticias directamente en su escritorio.

Interes General

Luego de más de 2 años pedaleando, llegó a Ushuaia con su perro “Mancha”

Este viajero de la bicicleta Ezequiel Gignone, viaja desde el Ecuador, acompañado de su perro “Mancha”, rescatado desde aquel país hace 4 años, hacen esta travesía de norte a sur, desde hace 2 años y medio, que es lo que lleva su recorrido.


Ezequiel es argentino, nacido en Catamarca, a los 18 años se fue a vivir a Ecuador y ahora recorre el país. Su objetivo es dar la vuelta al mundo y, ya cumplió uno de sus objetivo mayor, llegar al Fin del Mundo, Ushuaia.


Un día decidió cambiar el rumbo de su vida. Reformó la bici, fabricó alforjas y abandonó el sedentarismo. El 1 de septiembre de 2017 salió de Quito en una casa con ruedas, carpa, luces, dos bolsas de dormir y una cocina móvil. “Hoy decido dejar todo: mi confort, mi negocio, mi trabajo y mis cosas, para emprender un viaje por el mundo y uno hacia mi interior”, escribió en su página, Pedaleando por el Mundo . En ese trayecto de dos planos -donde también se adivina una historia que busca dejar atrás- atravesó Ecuador, Perú, Bolivia y Argentina. El plan original era llegar a Brasil . Pero a medida que avanzaba, las respuestas lo sorprendían. El apoyo era total: elogios, pedidos, consultas. Se había convertido en un modelo.


Dentro de una canasta especialmente adaptada viaja Mancha, estoico como un centinela: su perro callejero petiso, té con leche y con una mancha rosada en la nariz, que Ezequiel rescató en el centro histórico de Quito.


El objetivo de esta aventura, es poder demostrar “Que se puede vivir de lo que a uno le gusta y a pesar de las dificultades, hemos recibido mucho amor y hasta ahora ha sido un viaje maravilloso”, dijo Ezequiel


Para sostener este viaje, Ezequiel y “Mancha”, toman fotografías de los distintos lugares que van visitando para venderlas y con eso afrontar los gastos necesarios.


Después de cruzar a Chile, Uruguay y Brasil, buscará hacer dedo en algún puerto para subirse a un velero, con perro y bici. “Siempre estás encontrándote con viajeros del palo”, explica. También hay páginas donde los capitanes ofrecen traslados a cambio de trabajo o voluntariado. Una vez que llegue al Viejo Continente , el proyecto de la vuelta al mundo se volverá una realidad tangible. Sin objetivos que lo limiten ni fechas que lo apuren. “Cada acción me llevó a lo que soy, a lo que quiero y a lo que voy a hacer”, escribe en su diario. “Por eso digo que no hay principio ni final”.

Compartinos tu opinión

Te puede interesar

Últimas noticias

Fotos

Queremos invitarte a conocer Tierra del Fuego a través de sus maravillosos paisajes.

Chacra II

ver todas las fotos

Videogalería Ver más

Momentos TDF

Teclas de acceso