Comenzó la recuperación del Saint Christopher

miércoles, 21 de agosto de 2019 18:47
miércoles, 21 de agosto de 2019 18:47

El Gobierno de la Provincia, a través de la Dirección Provincial de Obras y Servicios Sanitarios (DPOSS), comenzó a desarrollar la primera parte de la obra de puesta en valor del barco Saint Christopher, de innegable valor histórico y turístico para la ciudad de Ushuaia.

Este remolcador que en 1954 fue usado para los trabajos de salvataje en el Canal Beagle del buque de pasajeros alemán Monte Cervantes, y que luego quedó abandonado en Ushuaia cuando la compañía propietaria del barco entró en quiebra, se convirtió con el correr de las décadas en una postal típica de la capital fueguina.

Pero en los últimos años surgió una gran preocupación a partir de una seria advertencia de especialistas, de la que se hicieron eco además distintas organizaciones de la sociedad civil: la estructura del barco corría riesgo de colapsar.

De esta manera, surgió un proyecto encabezado por el Gobierno de la Provincia, en el marco de la remediación integral de la costa del Canal Beagle. El objetivo: salvar al Saint Christopher.

En aquella oportunidad, el presidente de la DPOSS, Guillermo Worman, había explicado que el objetivo era “armar un equipo interdisciplinario entre distintas áreas del Gobierno y la Prefectura Naval Argentina, consultar a técnicos especializados en este tipo de embarcaciones e involucrar a instituciones y referentes locales vinculados con el rescate cultural y todo lo relacionado con la historia de Ushuaia y su relación con el Canal Beagle”.

El hecho inmediatamente tuvo repercusión a nivel nacional y los medios de comunicación se hicieron eco del proyecto, ya que claramente el Saint Christopher es un símbolo que identifica a la capital fueguina y que se reproduce hasta el infinito en las fotografías de quienes visitan la ciudad y hacen que la imagen recorra el mundo.

Fue así que se planificó la obra que comenzó en estos días con el inicio de la construcción de un pedraplén que no solamente permitirá acceder al barco desde la costa, sino también protegerlo, especialmente del lado más expuesto al oleaje. Este trabajo que está siendo ejecutado por la empresa Neocom S.A. con una inversión de 7,3 millones de pesos, podría estar concluido en los próximos dos meses.

Worman agregó que, luego de esta primera parte, las siguientes etapas serán "el refuerzo de la estructura interna y finalmente la reparación de la cubierta y el casco externo".

Por su parte, la gobernadora Rosana Bertone recordó que "un informe técnico de la Prefectura Naval había advertido que la estructura del Saint Christopher estaba en un estado crítico que ameritaba un tratamiento urgente, ante un riesgo cierto de colapso estructural". "Ante este panorama, encomendé a la DPOSS la tarea de coordinar las acciones tendientes a llevar adelante las obras para recuperar esta verdadera postal de la ciudad", agregó.

Expresó que, en ese marco, "se realizaron diversas reuniones de trabajo de la que tomaron parte desde especialistas en materia naval, hasta representantes del sector turístico y cultural de la ciudad".

La recuperación de la embarcación contempla primero tareas en la sección de popa, luego en el sector central y finalmente en la proa. En estos tres puntos, una de las obras principales será el hormigonado de la parte inferior junto al lecho.

Finalmente, se reparará el sector de cubierta que haya sido afectado por los trabajos y los que no se encuentran en buen estado. Se hará lo propio con el revestimiento lateral exterior y se realizará el pintado del conjunto.

 

La historia

 

Cuando trataron de reflotar al Monte Cervantes -un buque de pasajeros alemán hundido frente al faro Les Eclaireurs cuyo casco quedó invertido hasta 1954- con cuatro remolcadores -entre ellos el Saint Christopher- que trataron de llevarlo hacia una playa cercana,  el crucero se hundió nuevamente en aguas profundas. Luego, Salvamar, la compañía propietaria del remolcador, entró en quiebra y el Saint Christopher, luego de sufrir problemas de motor y de timón, quedó en Ushuaia.

En 1957, fue remolcado hacia la costa con la ayuda de camiones, encallado y abandonado. Ante el riesgo ambiental, en 2004 se le retiró el fuel oil que aún quedaba en sus tanques.

Valorar noticia

50%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
50%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias