Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido

Click aquí para activar las notificaciones y recibir las noticias directamente en su escritorio.

Provinciales

Hellemeyer  “Nos quedan 30 meses y ya estamos con ganas de tener novedades”

El presidente de AFARTE, Federico Hellemeyer, fue consultado por Radio Universidad 93.5 sobre las novedades respecto de Mirgor y Newsan y la incertidumbre que persiste ante la falta de noticias sobre la prórroga del subrégimen industrial.

“Las novedades que tengo de Newsan es el inicio de la fabricación de las 100 mil computadoras que van a hacer para el plan Juana Manso en una de las plantas de Ushuaia. En el caso de Mirgor, esta semana estuvieron autoridades de la empresa con autoridades de Toyota junto al presidente de la nación y el Secretario de Industria hablando del incremento del componente nacional en el autopartismo. Es uno de los proyectos industriales de Toyota y en parte se haría en Mirgor con mayor producción en Tierra del Fuego y en Baradero, provincia de Buenos Aires”, informó.

En el caso de las notebooks dijo que “es algo positivo porque vuelve la fabricación al país. La fabricación de computadoras existía en otras partes del país y es un producto con un IVA del 10,5%. Eso explica que sea competitiva la fabricación en el territorio continental. Nunca se concibió como exclusivamente fueguina y esto se discontinuó con la baja del arancel de importación del 35 al 0% en abril de 2017. Ahora vuelve a haber fabricación en Tierra del Fuego y en otras partes del país, porque el plan Juana Manso prevé unas 600 mil computadoras, de las cuales 100 mil va a fabricar Newsan en Ushuaia, 60 mil va a fabricar BGH y otras empresas fabricarán las restantes. La noticia es positiva pero no hubo cambio en los aranceles. Habrá que ver si a partir de esto el gobierno repiensa la política arancelaria y la fabricación de informática se puede mantener y extender al uso hogareño, más allá del educativo”, manifestó.

Consultado acerca de si se pueden fabricar productos vinculados con la medicina, luego de la experiencia con los respiradores, respondió que “esa pregunta se debería formular a las autoridades provinciales y nacionales, que están negociando los términos de la prórroga del subrégimen industrial. Por supuesto estamos a favor de cualquier tipo de diversificación de la matriz productiva, porque hace a la sanidad económica de Tierra del Fuego, para que no dependa mucho de una sola actividad. En ese sentido acompañamos el proceso de diversificación”, sentó como postura.

Demora de anuncios

La demora en el anuncio preocupa y el plazo es más que exiguo: “Nuestra expectativa a 30 meses del vencimiento es que el subrégimen se prorrogue y que quede contenida la electrónica. Creemos que hay que seguir aprovechando la capacidad instalada en Tierra del Fuego. La electrónica cada vez está más presente en más cosas de la vida de todos, en la movilidad, en la electromedicina y un montón de áreas. Claramente es una tendencia que las cosas lleven más electrónica adentro. Si la diversificación se da dentro de la electrónica, tal vez nosotros mismos estemos en condiciones de abastecer esas necesidades. Estamos ansiosos de que se concrete la prórroga, que sea lo más amplia posible y lo más sostenible posible. Nos quedan 30 meses y ya estamos con ganas de tener novedades”, subrayó.

“Nosotros no conocemos el borrador y no sé si existe, para ser franco. Si existe, no lo conocemos. Tenemos diálogo permanente con el gobierno provincial, tanto con el Secretario de Industria como con la Ministra de Producción, el Jefe de Gabinete y el gobernador. Conocemos las propuestas que le llevan al gobierno nacional y también conocemos la mirada del gobierno nacional, pero hasta ahí llega nuestro conocimiento. Hemos charlado con ambos gobiernos y hemos provisto un montón de información, pero no ha pasado por nuestras manos ningún documento concreto o borrador. Somos respetuosos de los cauces institucionales que tienen estos temas y respetamos el liderazgo y la coordinación que viene llevando adelante el gobierno provincial”, sostuvo.

Advirtió que “para ningún sector económico 30 meses es mucho tiempo, ni siquiera para un comercio pequeño. Es un plazo muy corto. Estamos en la Argentina y nos hemos acostumbrado a convivir con la incertidumbre, lo cual nos hace un poco más resilientes y tolerantes. Evidentemente las empresas lo están siendo porque siguen fabricando y generando empleo. No hay procesos de desinversión, con lo cual están tolerando la incertidumbre”, valoró.

“Yo no voy a justificar por qué no tenemos hoy una definición con respecto al subrégimen industrial, pero uno puede entender que los temas de política industrial hayan cedido ante la emergencia que significa la pandemia. Ya llevamos más de un año de pandemia pero evidentemente sigue teniendo el carácter de emergencia como para que el gobierno nacional siga postergando el tratamiento normal de ciertos temas que ya se hubieran resuelto”, barajó.

“El Ministro de Desarrollo Productivo tiene intención de avanzar en la definición de este tema y su viaje fue una prueba de ello. Fue una promesa que hizo cuando acompañó la comitiva presidencial en diciembre del año pasado venir a conocer las plantas y concretó esa visita. Nos gustarían más señales, pero esa señal existió y ahora se revitalizó lo acuciante de la pandemia”, dijo.

Pérdidas por cierre

Respecto del cierre del 22 al 30 de junio por disposición del DNU, Hellemeyer señaló que “nosotros cumplimos con la ley y no podemos operar fuera de la ley. En la adhesión del gobierno provincial intentamos que se permitiera fabricar porque la situación epidemiológica de Tierra del Fuego lo permitía y lo solicitamos. El gobierno provincial entendió que había que acompañar al gobierno nacional del 22 al 30 y volver a trabajar a partir del 31. Entendemos que ahora que vuelve el confinamiento el 5 y el 6, si algunas empresas quisieran tener actividad el sábado 5 podrían hacerlo de acuerdo a los términos de la resolución 644. Costó no trabajar esos días, porque ya no trabajamos tres meses el año pasado. Además estaba el miedo de que esos días se convirtieran en más y realmente nos corrió un escalofrío”, aseguró.

“Sabemos que estamos dando una batalla y la pandemia se está cobrando vidas, pero tenemos que continuar con la actividad económica. Entiendo que la situación en otras partes del país es distinta y hay otra intolerancia, por lo que no se pudo cumplir con el confinamiento”, apuntó.

La cuantificación de las pérdidas no está clara pero es calculable, y resulta millonaria: “Habría que ver de qué manera medirlo y evidentemente es algo muy costoso, porque se evalúa no sólo en suspensiones como esta sino en conflictos laborales. Realmente es muy costoso parar la planta un día y no poder fabricar. Hoy estamos cerca de los 10 mil empleos directos y el factor de multiplicación del empleo indirecto es del 0,35 en lo que hace a comedor, logística y demás. El día que se para no es que la persona deja de cobrar, pero no se trabaja y no se produce. En función de los embarques de salida de la isla al territorio continental, aproximadamente la facturación del sector electrónico está en el orden de los 1.700 millones de dólares, por lo menos esa fue la cifra de 2019. No tomamos la de 2020 porque una cuarta parte del año no se funcionó. Si dividimos esos 1.700 millones de dólares por 365, vamos a tener el costo del día”, concluyó.

Compartinos tu opinión

Te puede interesar

Últimas noticias

Fotos

Queremos invitarte a conocer Tierra del Fuego a través de sus maravillosos paisajes.

El Tropezon

ver todas las fotos

Videogalería Ver más

Momentos TDF

Teclas de acceso