Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido

Click aquí para activar las notificaciones y recibir las noticias directamente en su escritorio.

Río Grande

Hoy el Autódromo de Rio Grande cumple 50 años 

El 1 de mayo, a pesar de festejarse el Día del Trabajador, también, se cumplen 50 años de la inauguración del Autódromo de Rio Grande.

Un espacio donde múltiples generaciones fueguinas han pasado su legado automovilístico, un lugar donde los pequeños niños se han convertido con el tiempo en corredores o entrenadores de los competidores que apuestan año a año a este deporte.

Francisco Segundo “Condorito” Andrade decidió poner en palabras ese sentimiento y contar la historia desde aquel viejo trazado de ripio se convirtió con el paso del tiempo, en un escenario donde brillaron grandes pilotos locales, regionales y nacionales.

Si nos remontamos a una fecha específica, debemos trasladarnos al 17 de octubre de 1952, “por invitación del entonces coronel Perón, bajo su presidencia se invitaba a todo el país, incluido el ex territorio de Tierra del Fuego, a la inauguración del primer autódromo en la ciudad de Buenos Aires, que llevó como primer nombre “17 de octubre”, después de su derrocamiento en 1955,se pasó a llamar Juan Alfredo Gálvez”.

En paralelo, ese mismo día a las 14hs aproximadamente, un grupo de vecinos conformó un circuito que iba desde la calle Perito Moreno hasta 9 de julio, “todo por Perito, hasta Ricardo Rojas, girando por zona de prefectura, retomando por San Martín, hasta Espora, de ahí a Elcano rumbo a Thorne luego por 25 de mayo bajando por Perito nuevamente”. Esto iniciaría “la primera competencia en toda la Tierra del Fuego dicho circuito llevaba como nombre a una máxima líder argentina ‘Eva Perón”.

Con los años, el automovilismo creció cada vez más a su vez que la mejora tecnológica y mecánica de los autos. Como olvidar “la carrera del 5 de febrero de 1967 una de la más rápida de aquel año, recordando algunas de las marcas automotrices de la época, Volkswagen 1600, Ford Mustang, Chevy Súper Sport, Ford Falcon, corredores de Chile con autos marca Borgward, Volvo, Ford Ranchera, y otros, esta fue una de las competencias urbanas más rápidas”.

Los meses siguen transcurriendo y “llega el día D” un 1 de mayo de 1972, “El reloj marcaba las 13:30 P.M. tal como estaba previsto izaba la enseña azul y blanco nuestra bandera patria, se encontraba presente, el señor intendente mandato cumplido Néstor Nogar, creador e ideólogo en su mayor parte del autódromo de 3.000 metros con las medidas y curvas que corresponden a un autódromo municipal, como representante del gobierno del territorio el cual aún no era provincia, se contó con el señor ministro de economía Sr. Mariano Roberto Viaña y el Sr. Ángel San Juan comerciante y pionero de la primera carrera del 17 de octubre de 1952. A continuación, se bendijo el autódromo con un gentío impresionante en medio de la euforia y algarabía general, el intendente tuerca (así se lo llamaba por su participación en el automovilismo urbano) procedió a bajar la bandera a cuadros a la primera categoría A.

En esta categoría fácil fue el triunfo de Lorenzo Melogno, hombre de inigualable manejo y buen preparador mecánico. En esta prueba compitió el ushuaiense Moreno Preto, con un Fiat 600, Preto pincha neumático en la segunda vuelta, creemos los memoriosos que ese percance nos evitó presenciar un lindo duelo con el ganador Melogno”.

“Luego se largó la segunda carrera para autos de 851 a 1300 centímetros cúbicos. Vicente, el “tano” Filosa al comando de un Fiat 128 se impuso fácilmente a otro Fiat 128 el de Héctor Bellagamba, luego y hasta la cat. 2000 centímetros cúbicos se impuso en hábil manejo el Peugeot 504 de René Díaz.

De la jornada que no se hizo esperar y en medio de una gran expectación y en medio del rugir de motores se larga la categoría 4100cc, picó en punta el Ford Falcon de nada más y nada menos el intendente Néstor Nogar seguido por Carlos Pastoriza, quien superó a Nogar en la primera curva así las posiciones hasta la 3° vuelta, donde se apreciaba el andar del Ushuaiense Moreno Preto quien accedió de cerca de Néstor Nogar, estos tres coches al promediar la 3° vuelta iban separados entre sí a pequeñas distancias, Moreno Preto hace sentir su mayor cilindrada en su máquina y pasa a comandar hasta el final”.

Comienza la última largada, con una categoría prácticamente reservada para las mujeres, “ganó Victoria Nogar cómodamente, la que en las carreras urbanas ganara ya tres títulos.

En 1971 un 1° de mayo se realiza ya la última competencia urbana y era insostenible seguir corriendo dentro del pueblo de Río Grande, ya que la velocidad y la habilidad de manejo de los pilotos y también mujeres (que no eran más de cinco) se animaron a correr codo a codo con sus pares varones, en la misma categoría, estas aguerridas mujeres pasaron a la historia demostrando manejo y velocidad, pero volviendo a los riesgos, ya que en su momento algunos competidores provocaron situaciones de peligro recordando en algunas carreras de estrellarse contra las casas de los pueblerinos ocasionando daños del cual el mismo piloto se encargaba de restaurar o pagar los mismos”.

Con los años, el sinuoso ripio, se convirtió en una pista pavimentada en el año 2003, a la que podrían asistir los competidores no solo para correr, sino también, para entrenar.

Hoy muchos de esos nombres son reconocidos en la ciudad y más de uno sigue ese legado familiar. El tan querido Autódromo de Rio Grande, no solo es un espacio de competición, sino que une a la familia y reúne a los amigos y rivales.

La actual presidenta del Automóvil Club Rio Grande, Mónica Cobián, está al frente de las refacciones que se están llevando a cabo a fin de proyectar el nuevo Autódromo.

En una entrevista con Minuto Fueguino, realizó una especie de proyección de cómo se verían los nuevos espacios:

“Se remodelaron todo lo que son las instalaciones del quincho, empezamos por las cloacas, ya que no tenía drenajes de cemento, seguimos con la instalación de agua caliente en los baños; se modificaron todos los baños, se remodelaron. De ahí pasamos a lo que la cocina y el salón, el cual se pintó tras el incendio que tuvimos hace poco más de un año atrás, de ahí comenzamos con el baño de discapacitados y después seguimos en la torre de control, en la segunda bandeja con dos nuevas oficinas, una kitchenette y un toilette. La intención es terminar la torre y hacer la sala de exposiciones que será el puntapié para el Museo del Automotor” detalló Cobián.

No solo es un Autódromo, es un lugar que reúne 50 años de historia, de familia y de experiencia. El automovilismo ha acompañado desde los más grandes hasta los más pequeños, siguiendo una tradición competitiva.

¡Felices 50 años Autódromo Rio Grande!

Compartinos tu opinión

Te puede interesar

Últimas noticias

Fotos

Queremos invitarte a conocer Tierra del Fuego a través de sus maravillosos paisajes.

Rio-Grande.JPG

ver todas las fotos

Videogalería Ver más

Momentos TDF

Teclas de acceso