El presidente del Consejo de la Magistratura recomendó la continuidad del trámite de jury contra la fiscal Laura Urquiza

jueves, 17 de octubre de 2019 12:38
jueves, 17 de octubre de 2019 12:38

El presidente del Consejo de la Magistratura de la provincia, Gonzalo Sagastume, recomendó en un dictamen la continuidad del trámite de jury de enjuiciamiento a la fiscal de Río Grande Laura Carolina Urquiza, denunciada por un juez y su secretario por haberse negado a recibir un expediente y por haber convocado a la policía para detener a los funcionarios judiciales que fueron a notificarla a su despacho.

El dictamen establecido en el artículo 10 de la ley de jury, consideró que el cuerpo debería correrle traslado de las actuaciones al fiscal acusador, para que se expida sobre los hechos.

El Consejo, que ayer se reunió en forma extraordinaria para prestar acuerdo a la designación interina de un defensor público, pero que tiene previsto sesionar de nuevo el martes 29, deberá analizar, primero, el pronunciamiento de Sagastume, y después resolver por votación si hace lugar a la recomendación.

En ese caso, el fiscal acusador (que es el abogado de Río Grande Miguel Ángel Castro) dictaminará luego si encuentra mérito para iniciar el jury que tiene como pena máxima la destitución del cargo de la funcionaria judicial.

Sagastume recuerda que la denuncia fue presentada por el juez penal de Río Grande Raúl Nadim Sahade y por su secretario Eduardo Javier Tepedino, y que el hecho en discusión ocurrió el 28 de junio de este año a las 14:40 aproximadamente.

En esa oportunidad, Tepedino se dirigió a la fiscalía junto a Lucas Ghio, oficial 4º del mismo juzgado, “a los fines de hacer entrega de la causa Nº 34.329 caratulada “Ibarra Rodríguez, Francisco s/dcia”, en cumplimiento de una orden emitida por Sahade.

El juez había dispuesto la habilitación de “día y hora inhábil”, ya que los tribunales habían concluido su horario habitual.En la fiscalía, la secretaria Georgina Minelli y otra funcionaria le comunicaron que no recibirían el expediente.

“Luego de ello, Tepedino procura comunicarse telefónicamente con Urquiza, quien no lo atendió. Y Minelli le refiere que no sabía quién lo autorizó para ingresar a la Fiscalía (…)  ante lo cual se retiran del recinto llevándose el expediente a fin de informarle al juez lo sucedido”, menciona la denuncia.

Minutos después, mientras regresaban al juzgado, “en oportunidad previa a descender la escalera, Tepedino y Ghio se encuentran con la presencia de Urquiza quien venía escoltada por seis policías provinciales, y le dice que lo iba hacer detener si no se retiraba voluntariamente. Acto seguido, ella continuó caminando hacia la Fiscalía, dejando la orden a viva voz de que si él intentaba ingresar de nuevo lo detengan”.

Al evaluar los hechos con los alcances provisorios de la instancia, el juez Sagastume consideró que los dos principales puntos controvertidos en el accionar de la fiscal fueron “dar la orden de no recibir actuaciones judiciales sin distinción alguna”, y “la utilización de la fuerza pública de seis policías para retirar del recinto de la Fiscalía al secretario del juzgado que estaba cumpliendo la orden del juez”.

“Es decir, no sólo se observa un incumplimiento por parte de la denunciada de acatar la orden judicial, sino que también estamos ante un exceso del uso de la fuerza pública. Es menester recordar que la presencia del secretario en la Fiscalía se debió al cumplimiento de la orden emanada lícitamente por un juez”, aseveró el titular del Consejo de la Magistratura.

Por todo ello, evaluó que “estamos ante un conflicto intersubjetivo de funcionarios públicos que se expande fuera de la relación personal de los partícipes. En el medio quedan los ciudadanos que acuden al servicio público de la justicia para esclarecer sus controversias y, en consecuencia, se ve afectado socialmente el prestigio institucional”, entendió Sagastume.

40%
Satisfacción
0%
Esperanza
40%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
20%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias